20/07/2018

Con el objetivo de garantizar el stock y la disponibilidad para los sectores más vulnerables y evitar que sean víctimas de aprovechamientos en los precios, el Gobierno de Mendoza reforzó la presencia de camiones en los departamentos provinciales, que ofrecen garrafas de 10 kilos a 220 pesos.
En varias localidades de la provincia denunciaron que cobran por una garrafa $330 ó más, lo que también fue tenido en cuenta por el Estado provincial y derivó en sanciones para quienes incumplen con el precio del producto social.
El operativo “Garrafa en el Barrio” empezó en Godoy Cruz y Guaymallén, y se prevé que en los próximos días llegue al sur, donde las temperaturas son todavía más bajas, sobre todo en Malargüe y San Rafael, y en donde aún hay muchas zonas sin conexiones a la red de gas natural y los usuarios necesitan garrafas para poder calefaccionarse.
Desde la provincia informaron que los municipios tendrán que comunicarse con la Subsecretaría de Desarrollo Social para solicitar la presencia del camión con garrafas y en conjunto establecer los días y puntos de venta.
El titular de Desarrollo Social de Mendoza, Alejandro Verón, resaltó que “pretendemos que la gente pague por una garrafa el mismo precio que sale desde el distribuidor. Estamos hablando de 220 pesos”.
Verón sostuvo que “con esto logramos un ahorro para las familias que consumen gas envasado” y aclaró que “no hay faltante de garrafas. El control no depende de la provincia sino de la Nación. Por ahora contamos sólo con algunas herramientas para hacer que bajen el precio”, agregó.
El funcionario recordó que, ante casos de precios abusivos de garrafas, es importante comunicar esa situación a la Dirección de Fiscalización y Control del Gobierno.
“Esta modalidad de operativos de acercar el gas envasado a los sectores que más lo necesitan permite llegar con mejores precios a zonas vulnerables a pedido de los departamentos en función de su demanda y necesidades”, concluyeron desde la provincia.

20/07/2018

Para este año alcanzará los 702 millones de pesos. Era reclamado por las empresas distribuidoras de gas licuado. 

El Gobierno fueguino decidió incrementar los montos que destina al subsidio del gas envasado ante el reclamo de las empresas distribuidoras por la inflación y suba del dólar, lo que da para este 2018 un total de 702 millones de pesos sólo en subsidios a viviendas construidas lejos de una red de gas.
La provincia y las empresas proveedoras, acordaron establecer en $1,60 el valor del kilo de gas en garrafas y $1,30 el kilo de gas a granel que deberá pagar el usuario durante el período enero-junio de este año. En ese lapso, el estado provincial aportará en concepto de subsidio $20,27 por kilo, y la Nación $5,30.
Para el periodo julio-septiembre de 2018, el usuario abonará $2,50 por kilo, tanto de gas de garrafas como a granel; la provincia aportará $23,27 en concepto de subsidio, mientras que lo aportado por Nación seguirá en $5,13.
Según lo determina la normativa nacional, el consumo subsidiado por vivienda es de 250 kilos en verano y 450 en invierno. La diferencia entre ese consumo y el excedente también será afrontada por la provincia.
Tierra del Fuego viene incrementando el importe abonado en forma sostenida, siendo 44 millones de pesos desembolsados en el 2014; 60 millones en el 2015; 172 millones en el 2016; y 400 millones en el 2017. Significando un aumento en el subsidios promedio anual por usuario de 9.084 en 2014; 10.831 en 2015; 28.885 en 2016; y 62.038 en 2017.
Actualmente, la provincia cuenta con 7.450 usuarios empadronados que reciben el subsidio al gas por no contar con acceso a la red, lo que implica un desembolso para las arcas provinciales de 71,9 millones de pesos.

Las garrafas en Mendoza se venden a un 65% más caro que lo sugerido por Nación. Así, un cilindro de 10 kilos puede llegar a costar hasta $330, cuando su precio debería ser de $216.

 

La directora de Fiscalización y Control de la provincia de Mendoza, Mercedes Zuluaga, afirmó que se trata de un monto “excesivo, y debe denunciarse”.
Desde la Subsecretaría de Recursos Hicrocarburíferos informaron que “el precio de la garrafa de 10 kilos es de $195,47 sin impuestos. Con el IVA, ese precio aumenta un 10,5%, llegando a los 216 pesos. Estos valores no incluyen la venta a domicilio, y es allí donde se produce el abuso a los usuarios, ya que agregan el costo del flete. A modo de ejemplo, una distribuidora puede cobrar la recarga $215 en la oficina central, pero si debe enviarla al domicilio ese precio puede subir a $320”.
“En lo que nos compete, controlamos que los precios estén exhibidos como corresponde y que los comerciantes tengan el comprobante de compra”, agregó Zuluaga. Además, explicó que ante casos de precios abusivos los usuarios pueden realizar la denuncia correspondiente.
Actualmente en Mendoza un 30% de los hogares no cuenta con servicio de gas natural, por lo que utilizan garrafas semanalmente.

Venta a precio oficial

El subsecretario de Desarrollo Social de la provincia cuyana, Alejandro Verón, realizó el lanzamiento del operativo “Garrafa en tu barrio”, en conjunto con los municipios. Este operativo pretende responder a la demanda de gas envasado producida por la llegada de las bajas temperaturas.
Los municipios deberán comunicarse con la subsecretaría de Desarrollo Social para solicitar la presencia del camión con la garrafa de 10 kilos. Los puntos de venta se coordinarán para llegar a los lugares más alejados y el precio de venta de la garrafa será de 220 pesos.
“Venimos haciendo sistemáticamente el operativo, no sólo en invierno sino también en verano. Lo que logramos con eso es que la gente tenga un circuito de determinados días y pueda acceder a la garrafa, al mismo precio que lo vende el distribuidor, es decir, 220 pesos”, indicó Verón.
Asimismo, el subsecretario subrayó: “Lo que logramos con esto es un ahorro de las familias que consumen este tipo de gas, que se hace difícil en esta época. Quiero agregar que no hay faltante de garrafas, y que el control no depende de la provincia sino de la Nación; aunque ya hace un año que estamos haciendo gestiones, por ahora contamos sólo con algunas herramientas para hacer que bajen el precio”.
Por último, Verón agregó: “Hemos encontrado lugares donde la garrafa de 10 kilos se vende a 250 ó 300 pesos, y es bueno que la gente comunique eso a Fiscalización y Control del Gobierno para que en base a eso construyamos los recorridos con la empresa Total”.

Pese a que el costo sigue por encima de lo que sale el gas natural, lo hacen para controlar el gasto del insumo.

 

Muchos bonaerenses están volviendo al uso de la garrafa ante el temor de que las facturas de gas natural sean impagables. Diferentes distribuidoras de gas envasado señalaron un incremento en los pedidos y en la venta de garrafas.
“Hay gente que deja el gas natural y opta por la garrafa, aunque el 90 por ciento de nuestros clientes son de zonas a dónde no llega la red de gas natural”, contó el empleado de una planta de envasado de gas licuado.
En otro comercio de venta de gas envasado notan que la vuelta a la garrafa se da -entre otros factores- porque la brecha de los precios entre el gas natural y el que ellos venden ya no es tan grande. Y aseguran que es notorio el repunte de la actividad.
“El mercado aún no tira porque hay temperaturas altas, pero la gente grande es la que no está dispuesta a pasar frío y la que más consulta por los precios de los envases para poder prender alguna pequeña pantalla. Buscan alternativas accesibles a su realidad económica”, apuntó un distribuidor que lleva 25 años en la actividad.
Otro indicador del repunte de la actividad en ese comercio es que mientras el año pasado vendían una media docena de envases, en la actualidad esa cifra trepó a 30.
“Siempre el gas envasado fue más caro por la cantidad de intermediarios que tiene antes de llegar al usuario, pero muchos vecinos, aún con la posibilidad de instalar el gas natural, lo piensan dos veces porque es mucha la inversión que hay que hacer y no se amortiza en dos o tres años; ya no hay tanta diferencia con el precio de la garrafa”, concluyó el comerciante.

20/05/2018

Diputados del Frente Neuquino presentaron un proyecto de ley para declarar de utilidad pública y sujetas a expropiación las 48 mil garrafas de gas que permanecen depositadas en la planta de fraccionado de Enarsa Patagonia. 

El objetivo, según se describe en el articulado de la propuesta, es garantizar el acceso a la energía a través de la garrafa social para las familias sin conexión a la red de gas natural.
La iniciativa propone que, desde el Ministerio de Desarrollo Social provincial, se implemente un programa específico para adjudicar las garrafas en cuestión mediante comodato gratuito a los sectores más vulnerables.
El gasto de la ley se afrontará con partidas designadas en el presupuesto del año correspondiente al proceso expropiatorio.
En los fundamentos se menciona que existen “miles de vecinos” que no tienen acceso a la red de gas y por lo tanto deben abonar las garrafas, cuyo valor también se vio incrementado.
A fin de facilitar el acceso a los envases y ante la inminente llegada del invierno, se propone la expropiación por parte del Estado provincial de las garrafas “ociosas” ubicadas en la planta de fraccionado de GLP, que se construyó entre CALF y Enarsa.