20/01/2021

Los países buscan una alternativa más barata que el carbón para abastecerse de combustibles. Por eso este año puede convertirse en una rentable oportunidad para los operadores de gas natural licuado.

Los operadores de gas natural licuado anticipan una rápida recuperación de la demanda en 2021 después de un año en que la pandemia de coronavirus provocó fluctuaciones drásticas en los precios, asegura Bloomberg, en una nota publicada por el diario Perfil.

El clima más frío en los principales países importadores, las interrupciones en los principales centros de producción y la congestión a lo largo de las rutas globales de envío ya se combinaron para impulsar los precios spot en Asia al nivel más alto desde 2014.
La demanda del combustible utilizado para calefacción y generación de energía está creciendo más rápido que cualquier otro combustible fósil a medida que los países buscan una alternativa barata, confiable y más limpia que el carbón. La pandemia descarriló ese crecimiento en 2020, pero China e India están emergiendo como principales fuentes de demanda.
Las importaciones mundiales de GNL en 2020 fueron aproximadamente iguales a las del año anterior, según datos de seguimiento de barcos recopilados por Bloomberg. Esa fue una gran decepción para una industria que disfrutó de una tasa de crecimiento anual de 10% desde 2016. Sin embargo, se espera que la demanda mundial de gas reanude el crecimiento este año. La demanda de GNL, que representa aproximadamente 10% del total, puede recuperarse aún más rápido, dependiendo del rendimiento de Pakistán, India y Bangladesh.
El panorama en Europa es muy diferente debido a que los países lidian con un nuevo aumento de los casos de covid-19 e imponen confinamientos que reducen la demanda de energía. El continente se dirige a una “recuperación muy neutral” en 2021.
El mantenimiento no planificado en instalaciones de exportación de GNL desde Australia a Qatar y Malasia condujeron a un mercado más ajustado de lo esperado en la segunda mitad del año. Y los retrasos en la navegación por el Canal de Panamá frenaron los suministros a Asia. Si estas interrupciones persisten durante todo el año, los precios podrían elevarse muy por encima de los niveles actuales.
El comercio de GNL fue mucho más resistente a los desafíos de este año que las importaciones en forma gaseosa del combustible. El mercado probablemente seguirá teniendo un exceso de oferta este año, según Vitol SA y Trafigura Group Ltd., dos de las mayores casas comerciales activas en GNL. Más allá de eso, esperan que el mercado se ajuste. Los operadores estarán atentos para ver si los compradores de GNL de Estados Unidos desechan alguna carga el próximo año.
Si bien es poco probable que se repita eso en 2021, los operadores sí esperan que se produzcan algunas cancelaciones para ayudar a equilibrar el mercado. Las exportaciones estadounidenses de gas están aumentando a nuevos récords cada mes a medida que nuevas instalaciones entran en funcionamiento. Pero cualquier caída en la demanda podría obligar a los proveedores a cancelar los cargamentos.
Las relaciones comerciales entre EE. UU. y China serán un enfoque clave. China es el importador de GNL de más rápido crecimiento y EE. UU. está aumentando las exportaciones. Hay pocos acuerdos de oferta a largo plazo entre las dos naciones, aunque el GNL fue un foco en la gestión del presidente Donald Trump. Joe Biden asumirá la presidencia el 20 de enero. Varios proyectos de GNL de EE. UU. esperan que haya relaciones más normales que los ayuden a firmar acuerdos con compradores chinos.