20/02/2020

Afirman que la venta de gas forma parte de una práctica comercial integrativa. Descartan enfáticamente que tengan intenciones de sugerir precios. 

La polémica que se disparó tras la sugerencia de la Cámara de Expendedores de GNC a sus asociados de continuar comprando el gas a las distribuidoras, dio lugar a que las compañías petroleras dejen en claro su posición acerca de los beneficios que aporta su intervención en el mercado.
La petrolera Puma Energy, que junto a YPF y Axion es una de las empresas que decidió comercializar el fluido, asegura que su ingreso al canal de distribución “favorece la ecuación económica de los operadores”, ya que ofrece un precio más bajo que el actual.
Afirma, además, que el respaldo de una marca de la envergadura de Puma contribuye a captar más clientes gracias a su imagen y los programas de fidelización y marketing. Respecto a los expendedores que integran la red, a quienes se decidan por la oferta de Puma la compañía les brindará la imagen “sin costo adicional alguno”.
“Descartamos toda posibilidad de sugerir precios”, señala un comunicado de la empresa. “Incluso lo podemos dejar asentado en el contrato. La intención es ofrecer un combustible más de toda nuestra oferta de productos, es una propuesta comercial que nada tiene que ver con la integración vertical”.
“Somos conscientes de este temor, pero no tenemos ninguna intención de entrar en ese terreno”, subraya. “Los precios y el margen los va a manejar el operador, nuestra tarea será trabajar en conjunto con ellos para brindarles mayor rentabilidad y herramientas para que puedan vender más”, aclara.
En la mayoría del país, los contratos de abastecimiento finalizan en abril, por lo que en algunas regiones los estacioneros ya comenzaron a analizar las propuestas de cara a cómo abordarán su situación este año. Vale recordar que, al asumir, el nuevo gobierno dispuso el congelamiento de las tarifas por 180 días, medida que también incluye al GNC.