20/01/2020

Compañías operadoras analizan desplazar a las distribuidoras de gas para venderles el producto directamente a las bocas de expendio. La medida podría cambiar la actual reglamentación de contratos. Los estacioneros se mostraron en alerta. 

Hace unos meses los operadores de estaciones de servicio de GNC recibieron comunicados de algunas empresas petroleras en los que se les avisó sobre el interés de ser sus proveedores del producto y de esta manera desplazar a las distribuidoras.
La pelea por la renegociación de los contratos entre los estacioneros, distribuidoras y petroleras no es nueva y comenzó desde mitad del año pasado. Sin embargo, en el último tiempo la disputa cobró fuerza.
Actualmente, el gas es de compra libre para los expendedores y son estos los que deciden cada año a qué distribuidora le compran la materia prima. En el caso de las combustibles líquidos, además de comercializar el producto que les abastece la bandera que los representa, los contratos son por cinco años.
Si bien son las petroleras las que proveen a las distribuidoras del gas, con la nueva forma se eliminaría el actor intermediario. La iniciativa serviría como una salida más para el gas que se produce y sobra en Vaca Muerta.
Algunas petroleras sugirieron que los contratos de GNC se hagan con las mismas condiciones que los combustibles líquidos, algo que no cayó bien en los operadores de gas.
“Las petroleras impulsan a sus expendedores a comprarle el gas directamente. Pero es una compra libre, yo puedo comprarlo de acuerdo a la distribución que tengo. Entonces obligarse por contrato con una petrolera con las mismas condiciones que tienen los combustibles líquidos, donde le imponen cupos, precios, fue rechazado por el sector”, explicó en diálogo con Energía On, el Gerente General de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de la República Argentina (CECHA), Guillermo Lego.
Trafigura fue la empresa que se mostró más dura con los operadores al ordenarles que no renueven contratos con los distribuidores. La petrolera de bandera también mostró un fuerte interés de ingresar al sector, pero en lugar de intimar a los estacioneros, propuso condiciones favorables para sus clientes.
Desde CECHA se habló con diversas empresas y hubo buena voluntad para buscar que cada expendedor haga contratos por separado y pueda hacer la prevención ya sea con una distribuidora, una comercializadora o con la misma petrolera.
Esto significa que, si una estación tiene abanderada la comercialización de combustibles líquidos, el operador no está obligado a comprar el gas a la misma petrolera. También se está trabajando para que los contratos sean flexibles y no por 5 años.
Acorde a lo que publicó el sitio especializado “Surtidores”, la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA), propuso un modelo de sugerencias para evitar inconvenientes en las contrataciones.
Entre los puntos mencionados desde FECRA pidieron que ni las petroleras o las comercializadoras fijen o sugieran precios de venta del GNC al operador, de lo contrario se corre riesgo de que el negocio migre con el tiempo a la modalidad de consignado o precios sugeridos.
Además, solicitaron que se elimine el costo de la incorporación del uso de marca o cualquier canon que encarezca la operación de venta de GNC.
Por último, Lego expresó que lo que se busca es que “sea decisión de cada expendedor” la empresa que se contrate y no por imposición. Y en paralelo, que el ingreso de las petroleras no se traduzca en un cambio en la forma de operar.