20/02/2020

Falleció Eduardo Neagoe, ex Gerente de CADIGAS. 

Al cierre de esta edición de InterGas una triste noticia enluta a la industria del GLP.
Se debe al fallecimiento de Eduardo Neagoe, ex gerente de CADIGAS, producido el día 31 de enero pasado.
Eduardo Neagoe ocupó diversas funciones en empresas vinculadas a este sector industrial y fue valorado por sus amplios conocimientos acerca de las normativas emanadas por el Estado nacional ligadas al GLP.

20/02/2020

Por
Claudio Bisurgi*

 

Un aspecto de la difícil coyuntura que atraviesa nuestro país -y que poco se conoce- es la crisis que afecta al sector de las empresas distribuidoras de gas envasado, una de las peores desde que existe la Cámara que las reúne, quienes intentan sobrevivir frente a una severa afectación de su ecuación económico-financiera que las coloca al borde del colapso operativo.
Se trata de uno de los engranajes fundamentales, pero poco visibles, del sector energético que nuclea a unas 180 empresas PYMES de capitales nacionales, la mayoría de estructura familiar, que emplean a unas 3.000 personas debidamente registradas. Estas empresas se encargan de llevar el gas en garrafas, capilarmente, a 10 millones de personas que diariamente necesitan este insumo fundamental para cocinar y calefaccionarse.
Más allá de las grandes inversiones y proyectos que rodean el presente y futuro de Vaca Muerta, y también de la actividad de los yacimientos convencionales, Argentina debe asumir que siempre habrá localidades y hogares, muchos de ellos alejados de las grandes ciudades, en los cuales el suministro energético llegará a través del gas propano y butano, conocidos popularmente como tubos y garrafas respectivamente.
De acuerdo con los datos oficiales suministrados por el INDEC, sobre un total de 12,2 millones de familias del país, casi 5 millones, es decir el 41%, utilizan gas envasado. Y esto seguirá siendo así debido a una combinación de restricciones regulatorias, económicas y hasta de infraestructura (como es el caso de algunos pueblos recónditos del país) que en ciertos períodos puede potenciarse con los fenómenos migratorios internos y externos que hacen crecer los anillos de las poblaciones urbanas en las diferentes provincias.
Desde la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (CADIGAS) hemos solicitado una reunión con las nuevas autoridades nacionales para que, de cara al próximo invierno, se pueda abrir un espacio de diálogo con las PYMES distribuidoras de gas que permita trabajar en una agenda común para recuperar la sustentabilidad operativa de un sector vital para atender las necesidades de la población. Las empresas estamos en condiciones de aportar el conocimiento, la experiencia y la vocación de servicio, en momentos en los que la agenda de la lucha contra el hambre y la pobreza requiere una actitud solidaria, integral y responsable.
A ningún dirigente político puede escapársele que, fruto del agravamiento de la situación económica y social padecida en los últimos años, se han sumado nuevos usuarios de gas envasado en hogares ubicados en áreas concesionadas y con instalaciones troncales y domiciliarias. El alza de tarifas, en combinación con el deterioro de la capacidad de pago de las familias, obligó a dichos consumidores a desconectarse de la red y optar por garrafas y tubos.
El gobierno anterior no resolvió los problemas del sector, que se agravaron peligrosamente a lo largo de todo ese tiempo, acercándolo a una situación cercana al colapso. Se debe considerar que el 40% de los usuarios de gas en garrafas recibe un subsidio directo a través de la tarifa social, lo que pone de manifiesto la relevancia de un sector que se encuentra constituido por una estructura económica y social vulnerable que requiere mantener la accesibilidad a este recurso básico para su calidad de vida.
En el pasado no fuimos escuchados. Las empresas no han recibido apoyo ni asistencia de la banca pública para cuestiones tan básicas y elementales como la renovación de los 2.500 vehículos que conforman el parque automotor, pilar necesario para la logística de la distribución. Por el contrario, hemos padecido el efecto devastador tanto de la inflación con la sideral suba de costos, como de las altísimas tasas de interés que conspiran contra el giro del negocio.
El resultado está a la vista: en los últimos años, mientras los costos aumentaron el 370%, el margen para las empresas PYMES que distribuyen el gas envasado se incrementó en menos de 150%, lo cual provocó un fuerte endeudamiento que afecta a quienes luchan día a día para subsistir.
Por supuesto, somos conscientes del contexto en el cual debemos operar y entendemos que la solución no pasa por el aumento de los precios. Nuestros clientes pertenecen, en gran medida, al sector más carenciado y vulnerable de la población. Un nuevo ajuste terminaría beneficiando la proliferación de la informalidad provocando más evasión, alentando la competencia desleal e incrementando los niveles de riesgo de un servicio que debe ser seguro y de calidad.
Desde CADIGAS creemos que, a través de la implementación de políticas públicas como la ayuda económica, la exención y/o disminución de cargas e impuestos, la promoción del primer empleo, además de acuerdos con empresas proveedoras del sector, será posible lograr la subsistencia de las empresas, llevando tranquilidad tanto a nuestros empleados que corren el riesgo de perder sus puestos de trabajo, como a los consumidores, que podrían verse desabastecidos de cara al próximo invierno.

 

*Contador y presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado.

220/01/2020

La inversión para el programa fue superior a los 42 millones de pesos, llegando a ocho mil familias. 

A través del Plan Calor Gas, el Gobierno provincial profundizó en 2019 el acompañamiento a las familias de las zonas más frías de Río Negro.
Fueron ocho mil familias a las que llegó el Plan, con la distribución de 107.569 garrafas; lo cual demandó una inversión de $42.8000.000, que fueron afrontados íntegramente con recursos provinciales.
La secretaria de Energía de Río Negro, Andrea Confini, indicó que “la distribución de las garrafas de 10 kilos inicia habitualmente en mayo y concluye a mediados de octubre, comprendiendo parte de la Zona Atlántica, la Región Sur y la Zona Andina”.
“Se trata de un plan que creció durante los últimos años y requiere mucha planificación y anticipación, para que las garrafas lleguen durante 20 semanas a cada una de las comunidades beneficiadas”, explicó Confini tras destacar el trabajo coordinado con las autoridades de cada lugar para que la ayuda llegue a las familias que más lo necesitan.
“En cinco años, se entregaron 399.933 garrafas, lo que significa una inversión de $92.498.762. Un esfuerzo que hace la provincia para poder acercar calor a los vecinos que más lo necesitan durante las semanas más difíciles del año y amortiguar el gran frío”, resumió.
El año pasado, con el fin de hacer la entrega más sencilla y eficiente, se implementó un sistema de cupones que fueron repartidos a cada uno de los beneficiarios, lo cual simplificó el trámite, evitando demoras o colas en los puntos de entrega.

La distribución en números

En 2019, a través del Plan Calor garrafas se llegó a 3.268 familias de la Región Sur y Zona Atlántica, y 4.654 familias de la Zona Andina, de las cuales 3.571 son de Bariloche.
En la ciudad andina se entregó de manera estipulada dos veces al día en 28 puntos, un total de 54.776 garrafas, abasteciendo a 67 barrios.
En cinco años, el Plan Calor distribuyó casi 400.000 garrafas, lo que significó una inversión de $92.498.762.
En las localidades que no cuentan con acceso a la red de gas natural, se continuó la realización de obras de infraestructura en domicilios particulares y edificios públicos bajo la modalidad “Garrafón Social” del programa. Ello implica la instalación de la red interna, abastecida por un garrafón de gran porte que es recargado periódicamente por la provincia.
El año pasado se comenzó a ejecutar la segunda parte de este programa, para dar respuesta al crecimiento natural de la población, estimado en un 15% anual, en las localidades donde ya se habían hecho obras. Para tal fin, en 2019 se invirtió $18.396.943,54, solo en las obras de red.
A ello hay que añadirle las cargas de cada unidad. Según se informó desde la Secretaría de Energía, el promedio de carga anual de cada garrafón en las viviendas es de 775 kilos; lo que significa una inversión promedio de $48.349 por beneficiario, considerando los valores actuales del gas.
Entre el 2014 y el 2018, la provincia realizó instalaciones de este tipo en 38 parajes y comisiones de fomento, llevando la cobertura de las 248 obras de este tipo existentes en el año 2013, a 2.512 instalaciones concluidas a fines de 2018.

20/01/2020

Esperan respuestas de las empresas al pedido de aumentos de salarios que, según ellos, las cámaras del sector se niegan a dar. 

Los trabajadores petroleros evalúan acciones gremiales ante la falta de respuestas de las cámaras empresarias de la rama del Gas Licuado de Petróleo, en el marco de la negociación salarial del sector. Así lo dio a conocer el sindicato de petroleros privados de las provincias del norte que integran Salta y Jujuy.
Los trabajadores quieren el mismo acuerdo al que arribó la Federación Argentina Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustible (FASIPeGyBio), que conduce Pedro Milla.
Esa negociación, acordó una revisión en las ramas yacimientos y refinerías, con adelantos de aumentos salariales y determinó mecanismos de resguardo del poder adquisitivo.
“El próximo 21 de enero vamos a presentarnos en el Ministerio de Trabajo con la pretensión de dirimir la paritaria y llevar tranquilidad a los compañeros de Gas Licuado. De no haber respuestas, los órganos de resolución de nuestra Federación definirán todas las acciones gremiales que consideren necesarias”, explicó Mario Lavia, secretario Gremial y de Interior de la Federación nacional y secretario General del Sindicato de Petroleros de Avellaneda.
Hay que consignar, por otra parte, que “la negociación de la rama Gas con las diferentes cámaras, quedó estancada a mediados de diciembre pasado por la intransigencia empresarial que dilató el diálogo para patear los aumentos hasta marzo”, destacó Lavia.
La Federación pretende adelantar los incrementos a lo inmediato y que esas subas no sean incorporadas en recursos de compensación ni en el marco del decreto presidencial de los 4.000 pesos.
“Nuestras paritarias son libres y queremos que sigan siéndolo. Hay un marco de negociación abierto y buscaremos dirimir la paritaria como corresponde”, concluyó el gremialista.

20/01/2020

Se trata del Dacia ECO-G, presentado por la automotriz rumana en el Salón del Automóvil de Bruselas.  

Dacia logró, un año más, situar a uno de sus modelos como uno de los autos más vendidos de 2019. Así, el Dacia Sandero fue el segundo vehículo con mayor número de nuevos patentamientos realizados en el último año en Europa, gracias a poner en circulación casi 34.000 unidades de estreno.
El auge de los todoterreno y la oferta de este vehículo con una carrocería más campera y que, para mayor aliciente, se ofrece con la posibilidad de equipar un tanque de almacenamiento de gas licuado del petróleo, hace del Dacia Sandero Stepway de GLP uno de los vehículos con mecánicas alternativas, más sostenibles, eficientes y, sobre todo, económicas del mercado.
Una combinación que supuso el éxito de un vehículo modesto pero que ofrece una relación calidad-precio difícilmente superable entre los autos con etiqueta ECO más baratos del mercado europeo.
Y es que, demostrando tener en sus manos la receta del éxito, la automotriz rumana empieza el año 2020 con el reconocimiento de la gama que aglutinará las variantes de sus vehículos bi-fuel que serán comercializadas como Dacia Eco-G.

Otros modelos a GLP

Dacia ya ofrece en su catálogo modelos capaces de alimentar su motor TCe de 90 CV con gasolina o gas licuado del petróleo indistintamente y a elección del conductor.
Como novedad, la familia Dacia Eco-G incluirá desde este mes de enero el nuevo motor TCe 100 ECO-G. Este bloque de tres cilindros verá apoyado su trabajo en un turbo que permitirá una entrega del par motor (170 Nm) desde un régimen de 2.000 revoluciones por minuto reduciendo, a la vez, un 10 por ciento, la emisión de emisión de partículas de dióxido de carbono, respecto del propulsor de gasolina alimentado en exclusiva por gasolina.
El nuevo propulsor estará disponible para los Dacia Duster, Sandero, Sandero Stepway, Logan, Logan MCV y Lodgy, que equipará el motor SCe 100 ECO-G. El precio de partida del Dacia Duster Eco-G es el mismo que el del motor de gasolina, 12.400 euros.