20/09/2018

Como resultado de la nacionalización de los hidrocarburos, Bolivia pasó de ser importador a exportador de gas licuado de petróleo, y hoy abastece con este combustible el 95% de la demanda total de Paraguay. 

“El 95% de GLP que consume Paraguay es boliviano”, afirmó el presidente de Bolivia, Evo Morales, durante la firma del convenio de estudio de YPFB e YPF de Argentina para la evaluación del potencial hidrocarburífero del área Sauce Mayu, en el departamento de Chuquisaca.
Remarcó que el GLP nacional también es exportado en menor grado a los mercados de Argentina, Uruguay y Perú.
YPFB consolidó la construcción de dos plantas separadoras de líquidos: el primero en Río Grande (Santa Cruz), que inició operaciones en 2013, y el segundo en Gran Chaco (Tarija), que entró en producción en 2015. El primero tiene el fin de abastecer el mercado interno y el segundo, de mayor tamaño, está orientado a convertir a Bolivia en exportador neto de GLP.
“Tenemos planes para seguir exportando GLP a otros países, estamos preparando, lo que se importaba ahora se exporta”, manifestó Morales.
El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, destacó el encuentro del Jefe de Estado con el recién asumido presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, porque permitió abrir el mercado vecino para la exportación de gas natural, que de concretarse sería el tercer cliente después de Brasil y Argentina.
“Hay una posibilidad de hacer un ducto del chaco boliviano al chaco paraguayo para exportar entre 2 y 4 millones de metros cúbicos por día de gas natural”, sostuvo Sánchez y aseveró que, en ese marco, Bolivia se consolida de a poco como el centro energético de Sudamérica porque la visita de Morales a Paraguay abrió un “panorama gigante para la comercialización del gas y productos derivados”.