Las garrafas en Mendoza se venden a un 65% más caro que lo sugerido por Nación. Así, un cilindro de 10 kilos puede llegar a costar hasta $330, cuando su precio debería ser de $216.

 

La directora de Fiscalización y Control de la provincia de Mendoza, Mercedes Zuluaga, afirmó que se trata de un monto “excesivo, y debe denunciarse”.
Desde la Subsecretaría de Recursos Hicrocarburíferos informaron que “el precio de la garrafa de 10 kilos es de $195,47 sin impuestos. Con el IVA, ese precio aumenta un 10,5%, llegando a los 216 pesos. Estos valores no incluyen la venta a domicilio, y es allí donde se produce el abuso a los usuarios, ya que agregan el costo del flete. A modo de ejemplo, una distribuidora puede cobrar la recarga $215 en la oficina central, pero si debe enviarla al domicilio ese precio puede subir a $320”.
“En lo que nos compete, controlamos que los precios estén exhibidos como corresponde y que los comerciantes tengan el comprobante de compra”, agregó Zuluaga. Además, explicó que ante casos de precios abusivos los usuarios pueden realizar la denuncia correspondiente.
Actualmente en Mendoza un 30% de los hogares no cuenta con servicio de gas natural, por lo que utilizan garrafas semanalmente.

Venta a precio oficial

El subsecretario de Desarrollo Social de la provincia cuyana, Alejandro Verón, realizó el lanzamiento del operativo “Garrafa en tu barrio”, en conjunto con los municipios. Este operativo pretende responder a la demanda de gas envasado producida por la llegada de las bajas temperaturas.
Los municipios deberán comunicarse con la subsecretaría de Desarrollo Social para solicitar la presencia del camión con la garrafa de 10 kilos. Los puntos de venta se coordinarán para llegar a los lugares más alejados y el precio de venta de la garrafa será de 220 pesos.
“Venimos haciendo sistemáticamente el operativo, no sólo en invierno sino también en verano. Lo que logramos con eso es que la gente tenga un circuito de determinados días y pueda acceder a la garrafa, al mismo precio que lo vende el distribuidor, es decir, 220 pesos”, indicó Verón.
Asimismo, el subsecretario subrayó: “Lo que logramos con esto es un ahorro de las familias que consumen este tipo de gas, que se hace difícil en esta época. Quiero agregar que no hay faltante de garrafas, y que el control no depende de la provincia sino de la Nación; aunque ya hace un año que estamos haciendo gestiones, por ahora contamos sólo con algunas herramientas para hacer que bajen el precio”.
Por último, Verón agregó: “Hemos encontrado lugares donde la garrafa de 10 kilos se vende a 250 ó 300 pesos, y es bueno que la gente comunique eso a Fiscalización y Control del Gobierno para que en base a eso construyamos los recorridos con la empresa Total”.