20/12/2020

La compañía, afincada en Vizcaya, es pionera a escala internacional en cuanto a la producción de propulsores Euro VI-D de gas licuado del petróleo.

La empresa española BeGas, experta en la fabricación de motores de GLP para vehículos pesados, pretende llegar a una facturación de 24 millones de euros en 2023, curso en el que estima superar los 500 propulsores producidos.

Su tecnología, homologada como Euro VI-D, la convierte en “el único fabricante en Europa, e incluso en el mundo con este tipo de motores”, según el CEO de la compañía, Pedro Silva.
Su estrategia de cara a trabajar con la mayor cantidad de fábricas de camiones y autobuses posible se bifurca en dos vías. Por un lado, la remotorización de un modelo ya creado para diésel, que servirá “para ayudar a las compañías estatales que no pueden soportar el coste de una sustitución total de flota”. Para facilitar este proceso, con el que pretenden alcanzar los 3.000 autobuses de GLP hasta 2025, desde BeGas comenzarán a ofrecer un renting del motor, cuya cuota se rentabilizaría con el ahorro en combustible.
Y, por otro lado, se enfoca hacia el vehículo nuevo, trabajando con las marcas en sus líneas de montaje: “Les enviamos el propulsor, y ellos se encargan de integrarlo, aunque le damos soporte a nivel de ingeniería para acoplar todo bien, con 3D y planos, y luego ayudamos a toda la parte de calibración para dar por terminado el ensamblaje”, explicó Silva.