20/12/2020

El GLP es el segundo combustible más utilizado para la cocción de alimentos en el país, con un alcance en 1.050 municipios.

Según el más reciente reporte de la Asociación Colombiana de Gas Licuado del Petróleo (GLP), de enero a septiembre, las ventas crecieron un 4,8% comparado con el mismo período de 2019, pese a la pandemia.

“En septiembre de 2020, las ventas alcanzaron un máximo histórico de 59.724 toneladas al mes, gracias a que el mercado está abastecido con oferta nacional, lo que lo hace muy competitivo”, manifestó Alejandro Martínez, presidente de Gasnova.
En Colombia, el GLP es el segundo combustible más utilizado para la cocción de alimentos, con un alcance en 1.050 municipios, que equivale a 95% del territorio nacional.
Con respecto a su uso, es incluido por 3.4 millones de hogares, es decir el 22% de las familias colombianas.
Asimismo, a nivel regional, las principales zonas consumidoras del combustible son: Antioquia, con un 18% del consumo nacional; Cundinamarca, con 11%; Nariño, representa un 9%; Valle del Cauca, se lleva el 8% al igual que Bogotá D.C; asimismo Norte de Santander, consume 6%; y Santander, 5%.
Según Gasnova, en agosto, el sector industrial presentó un aumento en el consumo de GLP, representando el 17% de las ventas.
“Las empresas de distribución de GLP se han comprometido con el abastecimiento y acompañaron a los hogares, industrias y establecimientos comerciales en esta difícil coyuntura”, agregó Martínez.
Por otro lado, según el Plan Nacional de Desarrollo, para 2021, el Gas Licuado del Petróleo será tenido en cuenta como combustible de transición hacia energías renovables.
“El sector cuenta con $101.000 millones en el Presupuesto General de la Nación 2021, destinado al plan piloto de cilindros, redes urbanas de distribución de GLP y el esperado programa de sustitución de leña”, reveló Martínez.
Asimismo, el Ministerio de Minas y Energía busca la sustitución de leña por GLP, con el fin de llegar en 2022 a 100 mil hogares que utilizan combustibles sólidos para cocinar.
Otra de las apuestas en el sector es la entrada del autoGLP y nautiGLP, luego de que el Ministerio Minas estableció en 2020 que el GLP hiciera parte de los energéticos de cero y bajas emisiones, comprometiéndose a expedir antes de finalizar el año los reglamentos técnicos que darán luz verde a este nuevo combustible vehicular y náutico.