20/06/2020

En la fiscalización, los inspectores verificaron que todos los distribuidores locales respetan el precio máximo establecido por la Nación.

El Ministerio de Industria, Trabajo y Comercio de la provincia de Corrientes, a través de la Subsecretaría de Comercio y la Dirección de Defensa del Consumidor, dispuso la inspección de las distribuidoras de gas licuado del petróleo radicadas en la capital provincial, para controlar que se comercialicen con los precios estipulados por la Subsecretaría de Recursos Hidrocarburíferos de la Nación.


Al respecto, el subsecretario de Comercio, Juan José Ahmar, detalló que recorrieron todas las empresas del rubro para controlar que respeten el precio máximo de venta de las garrafas de gas establecido a nivel nacional para su posterior comercialización. Las inspecciones comprobaron que todas las empresas cumplen con los valores establecidos.
El director de Defensa del Consumidor de esa dependencia, Orlando Seniquiel, informó que la garrafa de 10 kilos -la de mayor uso en la zona- tiene un precio de $339 incluyendo IVA y el denominado factor de apartamiento por distancia.
Por su parte, Ahmar aclaró que “el valor de 339 pesos es el precio máximo de venta al público en la planta distribuidora” y recordó que en ese precio “no tiene injerencia el costo de traslado a domicilio (delivery), quedando éste a libre fijación del vendedor”.
Los funcionarios resaltaron que seguirán con esta tarea y adelantaron que replicarán las visitas en las distribuidoras del interior de la Provincia.