20/01/2018

El Gobierno busca frenar las emisiones del principal gas responsable del cambio climático. 

La reforma tributaria planteada por el presidente Mauricio Macri, incluye un impuesto a los combustibles fósiles. Según adelantó Juan Carlos Villalonga, diputado de Cambiemos, estará vinculado con la emisión de dióxido de carbono.
“De aprobarse, el impuesto, que será un monto fijo, se aplicará inicialmente a los combustibles líquidos para luego, en 2020, extenderse al gas, GLP y carbón”, señaló el legislador.
El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero. Un aumento en su concentración atmosférica durante el último siglo es el que ha provocado un calentamiento del planeta que está trayendo y traerá consecuencias muy graves para la civilización.
El impuesto establece un precio del carbono mediante la definición de una tasa impositiva sobre las emisiones, y es parte del impulso que la gestión de Macri le está dando a las fuentes limpias de producción de energía, como la solar y la eólica. Los programas Renovar para la instalación de este tipo de generadores han sido un éxito.