A través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno estableció los nuevos precios máximos para las garrafas de gas licuado de petróleo que ya comenzaron a regir. Se mantiene el subsidio estatal.

 

La Resolución 56-E de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos establece que la garrafa de 10 kilos tendrá un precio máximo de venta final de $134,38, la de 12 kilos tendrá un costo final de $161,26, mientras que la de 15 kilos de $201,58. Estos valores rigen para todo el país pero no incluyen el costo de envío a domicilio.

El último incremento en el valor del GLP en garrafas, fue en julio del año pasado, cuando el Gobierno estableció un precio máximo final de $97 para los envases de 10 kilos, de $116,40 para los de 12; y de $145,50 para los de 15. 

Con estos nuevos valores, el precio subsidiado para los beneficiarios del plan Hogar, implica un desembolso por parte del Estado de $114,38 por cada garrafa de 10 kilos.

La Resolución establece, además, los precios máximos de referencia en planta del productor y las compensaciones a los productores de butano y propano de uso doméstico con destino a garrafas. El precio para el butano es de $2568 por tonelada y la compensación es de $550; mientras que para el propano esos valores son de $2410 y $200 respectivamente.

Reclaman la suspensión de la aplicación de aumentos en las tarifas de servicios públicos, que el gas en garrafa sea declarado un servicio público esencial y que el GNC tenga un valor testigo.

 

La declaración coincidió con el último anuncio realizado por el gobierno nacional en relación a una nueva suba del precio del gas natural, y surgió del primer plenario del año realizado por la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA), en la ciudad de Neuquén, el 30 y 31 de marzo pasado.

La iniciativa fue presentada por el Defensor del Pueblo de Santa Fe, Raúl Lamberto, y apoyada por los Defensores de Paraná, Luis Garay, y Pablo Donadío, entre otros integrantes del plenario.

En la declaración final de la Asociación se consideró que “los aumentos no respetan el fallo en el caso Cepis de la Corte Suprema de Justicia de la Nación referido a la proporcionalidad, razonabilidad, progresividad y de no confiscatoriedad”. Y se señaló que “las subas de tarifas deben realizarse una vez al año, tal cual ocurre con las paritarias pero previas a ellas, así los acuerdos salariales podrán medir el impacto de aquellas en los bolsillos del trabajador”.

El plenario acordó requerir al gobierno que el gas envasado en garrafa sea declarado servicio público esencial. Hasta ahora el precio libremente dispuesto por el mercado tiene un fuerte impacto en los usuarios: la mayoría pertenece a sectores vulnerables que termina abonando bastante más caro que el gas natural. También, solicitaron que el GNC tenga “un valor testigo”, con el fin de evitar que el precio quede a criterio del mercado.

Seguidamente, los Defensores del Pueblo se opusieron a “los medidores de energía prepagos y a su retiro en el caso de que las familias no puedan afrontar económicamente las facturas y reclamaron que la tarifa social se incremente hasta los 800 kw por mes, actualmente está 300 kw/mes”.

Por último, exigieron de “las empresas prestadoras de servicios públicos la absoluta transparencia de sus estructuras de costos para la definición de las tarifas, ya que sin ellas no se sabe qué tipo de valor se está aplicando”.

Con la adjudicación de la provisión de gas licuado de petróleo desde este mes a la estatal petrolera paraguaya, Petropar, Bolivia recibirá aproximadamente 2,5 millones de dólares de utilidad mensual que serán distribuidos a las regiones del país.

 

 

 

l diario paraguayo ABC Color informó que Petropar emitió la resolución de adjudicación para la provisión de GLP a favor de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). La cantidad mínima adquirida será de 500 toneladas métricas y la cantidad máxima será de 1.000 toneladas métricas en toda la compra.

YPFB presentó una oferta de 282 dólares por tonelada métrica en origen, mientras que la empresa Trafigura (el otro proponente) ofreció 525 dólares puesta en destino.

Se espera que YPFB pueda hacerse cargo del 100 por ciento de la comercialización de hidrocarburos en Paraguay.

El presidente de YPFB, Guillermo Achá, indicó que 10 años antes de la nacionalización, Bolivia recibía utilidades por 160 millones de dólares, pero ahora, a 10 años de la nacionalización, el país recibe aproximadamente 5.000 millones de dólares en utilidades.

"Se ha ido fortaleciendo YPFB para hacerse cargo de todas las inversiones que hacen posible que hoy no solamente sea un exportador de gas, sino también tener exportaciones de otros productos", señaló.

 

Se prevé que, además de GLP, la petrolera boliviana también exporte al Paraguay gas natural licuado.

Otro mercado

El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, viajó a El Salvador para negociar la venta de gas licuado de petróleo a ese país centroamericano.Durante una reciente reunión del ministro Sánchez con la embajadora salvadoreña en La Paz, Madelein Brizuela, El Salvador expresó su interés en que Bolivia le suministre GLP y apoye los estudios de exploración de gas natural, entre otros proyectos.

La nación centroamericana abrió en septiembre pasado su embajada en La Paz, lo cual contribuirá a fortalecer las relaciones en los ámbitos político, económico y comercial, expresaron funcionarios de los dos países.

El Gerente de la empresa Sartini Gas Austral, Rody Rodríguez, aseguró que deberán importar unas 500 toneladas de gas de Chile por la paralización de la planta de YPF y el incumplimiento de la Ley que garantiza el consumo interno, para abastecer la demanda de tubos y garrafas en Tierra del Fuego durante el invierno.

“Al día de hoy no tenemos garantizada la provisión de parte de las petroleras”, dijo Rodríguez en declaraciones a FM Del Sur y agregó que “de las tres productoras que operan en la provincia, Roch produce muy poco, Total no aporta nada al consumo interno, por lo que dependemos de YPF”.

Advirtió que “en este momento la planta de YPF está parada, no está produciendo nada, debido a que se encuentran realizando modificaciones en la planta; algo que ya se sabía y que estaba informado y organizado”, dijo el representante de Sartini.

Rodríguez también señaló que desde  la petrolera estatal “hay muy poca información y Sartini ha tenido que salir a comprar productos fuera de la provincia.”

“Estimamos que este año tendremos que comprar una cifra no menor a las 500 toneladas, cuando se termine el stock que tienen en la actualidad YPF y Roch”, aseguró. Este cálculo del faltante se realiza en base al stock que maneja la Secretaría de Hidrocarburos provincial y del promedio de lo que se vende habitualmente.

El gerente fue consultado sobre el acuerdo entre el Gobierno provincial y las petroleras para garantizar el abastecimiento de gas natural y GLP, pero dijo desconocer esta información. “Hasta el momento no nos han comunicado nada”, manifestó.

 

Para continuar con la distribución de garrafas accesibles, la Municipalidad de Bariloche gestionó un acuerdo con YPF Gas.

 

El municipio de San Carlos de Bariloche acordó con la empresa YPF Gas que la petrolera se haga cargo a partir de ahora de la distribución semanal de garrafas a $97, que hasta hace pocos días realizaba la envasadora Coopetel.

 

YPF Gas se comprometió a mantener el precio accesible de las garrafas y garantizar la distribución con la misma modalidad que se implementó desde la comuna durante todo el invierno.

 

El acuerdo establece, además, que se mantendrán los mismos días y recorridos fijados en la operatoria original. La modalidad de la venta es directa y sólo para uso domiciliario, no mayorista, asegurando una distribución equitativa e igualitaria para todos.

 

Esta iniciativa se lleva a cabo desde junio pasado, y se implementó a través de un sistema que dio excelentes resultados. El objetivo es garantizar el acceso igualitario y accesible a la provisión de gas, teniendo en cuenta las subas en los precios de las garrafas que se dieron durante este año.