20/07/2018

Se trata de Gas Natural BAN que desistió de la acción judicial presentada en 2003 contra el país. 

A través de una carta enviada a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, los accionistas de Gas Natural BAN informaron sobre el desestimiento de las acciones legales como consecuencia de la nueva realidad que atraviesan las empresas de servicios públicos en el país.
En 2003, Gas Natural BAN inició una querella contra Argentina por la pesificación y congelamiento de las tarifas decretada por el gobierno anterior.
Fue la primera empresa en sentarse con las autoridades locales para renegociar su contrato de concesión y lograr subas en los precios de su servicio de distribución de gas, en el marco del conflicto que todas las empresas de servicios públicos enfrentaron durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernandez. En ese momento sus ejecutivos sellaron un acuerdo con el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, para retirar la demanda del Ciadi, el organismo del Banco Mundial que interviene en causas judiciales entre países y compañías privadas.
La presentación no estaba lo suficientemente avanzada como para llegar a determinar el monto del reclamo, pero aún así, desde la casa matriz, decidieron creer en las autoridades kirchneristas y desisitir de la demanda. Sin embargo, como la suba de tarifas nunca se puso en práctica, el caso se mantuvo latente en el Ciadi hasta ahora cuando sus accionistas lo retiraron de manera definitiva.
La distribuidora opera en 30 partidos de zona norte y oeste del Gran Buenos Aires en donde brinda servicios a 1,6 millones de clientes.
Su paquete accionario se reparte mayoritariamente entre grupos españoes como Invergas, que posee el 51% de su capital, y Gas Natural SDG, con otro 19%. Además, el fondo de garantías de la Anses posee un 26,63% y un 3,37% está en manos de inversores privados. Si bien opera bajo la razón social de Gas Natural BAN, la marca comercial actual es Naturgy.