10/2020

Bolivia sufre retrasos en el cumplimiento del contrato de suministro de gas natural firmado con Argentina. Ya pasaron dos meses sin que el gobierno de Alberto Fernández pague por el suministro.

La demora genera expectativas sobre la renegociación del acuerdo entre los dos países, prevista para diciembre y también abre la posibilidad de que parte del gas natural boliviano, que ahora se vende en Argentina, esté disponible para incrementar la oferta al mercado brasileño, a partir del próximo año.

El acuerdo entre Bolivia y Argentina era de 27 millones de metros cúbicos por día (MMm3/día), pero se redujo y ganó un factor de estacionalidad, por lo que en la actualidad los volúmenes oscilan entre los 11 MMm3/ día en verano y los 18 Mmm3 / día en invierno.
Sin embargo, con la suspensión de pagos y las dificultades fiscales del Gobierno argentino, el escenario de negociación se torna gris.
Al respecto, el consultor argentino del mercado de gas, Luciano Codeseira, señaló que su país necesita del gas boliviano para cubrir una demanda que se ubica entre los 12 a 14 Mmm3/ día.
Según el consultar, importar GNL desde Chile es insuficiente para cubrir la demanda, ya que no hay volumen disponible. Y la infraestructura para que la producción de Vaca Muerta llegue al mercado en el corto plazo, no está disponible.
Para Rodrigo Murillo, especialista boliviano en el mercado del gas natural, el resultado electoral aclarará el rumbo que puede tomar el país en eventuales negociaciones con Argentina. “Todo el mundo sabe que esto es demasiado importante porque se aferran a sus ideologías y preferencias personales”, dijo Murillo.
Rivaldo Moreira, director general de la consultora Gas Energy, cree que el impasse entre Argentina y Bolivia podría llevar a los bolivianos a incrementar el suministro de gas natural a Brasil. Algo que, a su criterio, es esperado por varios actores, incluidos los distribuidores del centro-sur del país, atendidos por el Gasoducto Brasil-Bolivia (Gasbol), que podrían verse beneficiados por el aumento de oferta.
“Si el volumen negociado con Argentina disminuye, Bolivia no tiene mercado para vender más allá de Brasil, donde podría entrar con un precio competitivo”, puntualizó Rivaldo.