El Gobierno oficializó los cuadros tarifarios elaborados luego de la Audiencia Pública. La resolución fue publicada en el Boletín Oficial y tiene topes del 300 por ciento de incremento para los usuarios de menor consumo, tarifa social y bonificaciones por ahorro.

 

Según la Resolución 212 – E/2016 publicada en el Boletín Oficial con la firma del ministro de Energía, Juan José Aranguren, las tarifas residenciales se actualizarán en los meses de abril y octubre de cada año, "teniendo en cuenta el tipo de cambio vigente y el valor del precio objetivo en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) en cada momento, hasta llegar a la eliminación total de los subsidios en el año 2019".

 

La resolución resalta que luego de haberse realizado la audiencia pública, "el informe del Ministerio de Energía con relación al sendero de reducción de subsidios puso de manifiesto que el objetivo previsto es lograr un suministro de gas natural más equitativo y federal, que garantice su sostenibilidad en el tiempo, subsidiando sólo a quienes lo necesitan, fomentando el ahorro y el consumo eficiente, promoviendo la producción local y minimizando las importaciones de combustibles".

 

De acuerdo al informe, el sistema de suministro de gas natural está distorsionado porque hay una superposición de subsidios, programas y tarifas acumulados durante años; es desigual porque hay diferencias injustificadas entre lo que pagan usuarios de distintas provincias y regiones del país; es injusto porque una parte muy importante de los subsidios va a los hogares de mayores ingresos; es obsoleto porque ignora los incentivos al consumo y el efecto que tiene el consumo de hidrocarburos sobre el medio ambiente".

 

Con respecto a la reducción de los subsidios para los usuarios residenciales se indica que la misma "se haría progresivamente durante los próximos tres años, a excepción de la región patagónica (…)". La reducción se realizará por tramos y se alcanzaría en abril de 2018 con ajustes por porcentajes fijos en abril y octubre de cada año (teniendo en cuenta el tipo de cambio vigente), hasta llegar a la eliminación de los subsidios en 2019. En el caso de la Patagonia, Malargüe y la Puna, que parten de precios inferiores al resto del país, la reducción sería aún más gradual y terminaría recién en 2022.

 

De este modo, y según la publicación oficial, con las tarifas a aplicar en octubre de 2016, el 56% de los usuarios residenciales de las categorías de menor consumo pagarían un promedio anual de $107 por mes, considerando un año de consumo promedio. Los usuarios residenciales de la categoría media de consumo, que son el 31% del total, pagarían un promedio anual de $371 por mes, mientras que el 13% que pertenece a la categoría más alta pagarían un promedio anual de $953 por mes.